Amigos inseparables

Muchos bebés sienten especial cariño por un objeto en particular al que se encuentran muy aferrados. Cuando no está la madre, el niño puede ayudarse de ese objeto que le resulta familiar y querido para autocalmarse.

Amigos inseparables

A partir de los ocho meses algunos bebés lloran y se despiertan por la noche más de lo habitual, quieren estar más tiempo en brazos y sólo desean permanecer con la madre. A esto se le conoce como angustia de separación y puede durar meses.
El principal motivo de este comportamiento es que, al comenzar a independizarse, el bebé se siente separado de su mamá, a quien hasta ese momento ha visto como una parte de si mismo, como una prolongación de su cuerpo. Estos cambios son naturales, aunque conflictivos para la criatura, ya que este proceso de independencia la hace sentirse desprotegida.