Anorexia en la infancia

La falta de apetito, especialmente en niños de edad preescolar, es una causa frecuente de consulta en pediatria.
Dice la madre: “doctor, este chiquito no me quiere comer nada”! Lo expresa con el “me” como indicando que el niño le está faltando a una obligación.
En la mayor parte de los casos se trata entonces de un problema de carácter psicológico; es en realidad una reacción ante las actitudes de alimentación impositiva de las madres. Ellas se dirigen al niño con el plato en la mano y le dicen: “tiene que comerse esto!”. Y por supuesto, la negativa del niño causa a su vez un estado de tensión en las madres, preocupadas porque su niño puede caer en desnutrición.

Anorexia en la infancia

En estos tiempos, en que las madres por lo general tiene obligacion laboral, muchos de estos niños quedan al cuidado de las abuelitas, lo cual complica aún más este conflicto.
El contraste con esta situación, está representación, está representado magistralmente en el bellisimo cuadro del famoso pintor español Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682), titulado: “Dos niños comiendo melón y uvas”, en el que se representa la gran satisfacción psiquica y emocional que implica el comer para los niños, siempre y cuando esto sea un acto espontáneo y no impuesto.
De ahi que la solución para la falta del apetito en esos niños, sea dejarlos en entera potestad para que “coman lo que quieran y cuando quieran”, y no lo que se les obligue. Por supuesto, con un indirecto y cuidadoso control del tipo de alimentos que sea pongan a su disposición, todo con la mayor discreción

Fuente: Revista buena salud