Aplano tu abdomen sin cirugia

“Las clientes me preguntan todo el tiempo por la abdominoplastia”, menciona Kathe Kaehler, entrenadora y asesora de alimentación que ha trabajado con mamás famosas como Julia Roberts y Cindy Crawford, les pregunto: “¿Vale la pena la cicatriz y la recuperación solo para usar un bikini?” Yo tengo tres hijos, entre ellos, unos gemelos, con los que subí 36 kilos. Pero hago ejercicio casi todos los días, enfocándome en el trabajo abdominal, y con el tiempo he logrado un abdomen tonificado ¿Es el mismo de antes? No. ¿Algunas veces uso una faja para controlarlo? Sí, pero no me siento bien con eso”. Incluso las mujeres con diastasis recti-una separación de los músculos en la parte delantera inferior del abdomen-pueden mejorar el aspecto de su vientre con ciertos ejercicios, asevera Jill Boissonnault, portavoz de la Asociación Estadounidense de Terapia Física. “Durante el embarazo, el tejido conectivo que mantiene esos músculos unidos se estira; ese tejido no puede repararse con ejercicio. Pero las investigaciones muestran que la actividad física que se enfoca en jalar los músculos hacia dentro, como algunos movimientos de pilates, acercarlos y aplanar el abdomen”, No obstante, algunos ejercicios comunes como los abdominales o las sentadillas, pueden empeorar la diastasis. De modo que si tienes un daño muscular, Boissonnault sugiere usar un programa de acondicionamiento físico diseñado para corregirlo.

Aplano tu abdomen sin cirugia

También sugiere usar un programa de acondicionamiento físico diseñado para corregirlo. También se sugiere trabajar con un terapeuta físico certificado en problemas femeninos de salud, añade. “Es un trabajo duro, y los músculos de algunas personas responden mejor que otros pero todos pueden obtener un abdomen más plano”.

TABLA: Ponte en posición de lagartija, con los antebrazos en el piso. Jala el obligo hacia dentro y hacia arriba. Manteniendo la espalda recta. Mantén 1 minuto, o tanto como puedas.

LATERAL: Recuéstate en tu lado derecho y apóyate sobre el brazo con las piernas rectas y los pies juntos. Levanta la cadera y mantén 15 segundos (si puedes hasta 30); repiten del lado izquierdo. Haz 3 repeticiones 3 veces por semana.

Fuente: Revista Buen hogar