Aprueba de todo

El uso de desinfectantes podría hacer a las bacterias que pretenden combatir, más resistentes no sólo a los componentes de su fórmula, también a los antibióticos más avanzados. Esto lo reveló un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Nacional de Irlanda en Galway, y publicado en la revista Microbiology, cuyos resultados explicarían cómo es que se propagan las infecciones en los hospitales.
Las investigaciones se centraron en la bacteria Pseudomonas aeruginosa, presente en prácticamente todos los ambientes, terrestres y aéreos, patógena potencial para el hombre y muy conocida por su capacidad de afectar también a las plantas y causar infecciones mortales en centros de salud de todo el mundo.

Aprueba de todo

Cultivos de laboratorio demostraron que ha logrado evolucionar, ahora es más fuerte y puede sobrevivir no sólo a los desinfectantes comunes, incluso al embate de la ciprofloxacina, antibiótico eficaz contra un amplio espectro de gérmenes. Esto se debe a una mutación recién detectada en su ADN que la protege específicamente de él. Gerald Fleming, doctor encargado del estudio, descubrió que los residuos de los desinfectantes mal diluidos en las salas de los hospitales son terreno fértil para el crecimiento de esta bacteria, que también ha demostrado su capacidad para resistir el embate de los antibióticos sin haber sido expuesta antes a ellos. El descubrimiento obligará a crear nuevas estrategias para lidiar con el microorganismo.