Busque – compare – y si encuentra algo – comprelo

Según un estudio efectuado por investigadores de la Universidad de Hong Kong, comparar dos opciones de la naturaleza que sea (por ejemplo: ¿qué pesa más, un elefante o un hipopótamo?) activa un “esquema mental” que estimula el consumismo, por aquello de comprar exige comparar entre varias opciones. Aunque, visto lo visto, casi deberíamos decir que habría que invertir el orden: comparar entre varias opciones exige comprar.

Busque - compare - y si encuentra algo - comprelo

El objetivo de esta mini sección no es hacer que consumas más (sobre todo, teniendo en cuenta los tiempos que corren), pero sí que actives tu circuitos mentales. Si es necesario, con preguntas extraídas del estudio “original”, como está: (¿En qué se parece Corea a China? Y donde pone Corea y/o china, también puede poner Alemania, Barbados, Canadá o cualquier otro lugar. La cuestión es que gastes… neuronas.

El eterno dilema femenino: ¿compro o solo comparo? Esa es la cuestión