Detector de enfermedades

Los sensores de gas se utilizan para muchos propósitos a nivel civil o industrial, y de ellos quizá el más conocido sea el alcoholímetro, que determina los niveles de alcohol en la sangre o el aliento. Los biomarcadores en la salud, aquellas medidas a nivel molecular, bioquímica o celular que indican la exposición del organismo a sustancias tóxicas o ajenas al cuerpo, podrían ser en un futuro la clave para la detección temprana de enfermedades como el cáncer. Al detectar estos biomarcadores se podría obtener un registro de salud de un paciente en tiempo real, por eso varios grupos de científicos se encuentran en al búsqueda de materiales suficientemente sensibles que permitan encontrarlos.

El secreto de este tipo de aparatos está en la variación de la resistencia eléctrica o conductancia al momento en de que los gases pasan por los sensores. Una línea de investigación que siguen científicos de la Universidad de Purdue, Estados Unidos, está en la relación de partículas de oxígeno para incrementar la porosidad de una película sensible y mejorar su desempeño, depositadas en un área de 100 micras cuadradas que contiene electrodos.
Los gases que pases por el sensor impregnarán la película y cambiarán sus propiedades eléctricas, cuya calibración dependerá del tipo de biomarcadores que se pretenda encontrar.