Dieta para reforzar la inmunidad

A partir de las recomendaciones básicas para estimular el sistema inmunitario que puede seguir una dieta saludable con múltiples opciones

PARA DESAYUNAR O MERENDAR
Se puede tomar un jugo de frutas recién licuado (por ejemplo, de manzana, zanahoria y jugo de mirtilos o de moras). A este jugo se le añaden dos cucharadita de germen de trigo. Se recomienda, además, una tostada de pan integral aderezada con ajo y aceite de oliva o con miel de romero.

Otras alternativas:

• Un jugo de pomelo o de tomate, con frutos secos como nueces, anacardos o almendras.
• Un yogur de vaca o de soja con fresas, con un poco de miel y una cucharadita de polen de abejas.
• Una tercera alternativa es prepararse un muesli a base de leche o un yogur (mejor vegetal) con copos de avena, fruta troceada y piñones y aderezarlo con un poco de miel.
• El desayuno puede componerse asimismo únicamente de fruta
• También se puede desayunar compota de manzana aderezada con dos cucharaditas de tahini (crema de sésamo) y, si lo deseas, una tostada de pan integral con miel.

PARA ALMORZAR Y CENAR
Las posibilidades para las comidas del mediodía y de la noche son muy variadas. A continuación detallamos algunas de las mejores opciones por grupos:

Ensaladas. Se pueden preparar con lechuga, espinacas tiernas, remolacha, perejil y zanahoria rallada, aderezar con una salsa de ajo.

Entrantes vegetales. Un gazpacho endibias a la salsa vinagreta o un plato de tomates aderezados con ajo, aceite y albahacas constituyen bunas opciones.

Verdura. Lo mejor es conocerla al vapor, aunque también se puede prepara a la plancha o hervir (lo justo ya que un exceso de cocción le hace perder nutrientes). Las verduras se pueden aderezar con un chorrito de aceite de oliva, ajo y perejil.

Sopas vegetales. De cebolla o de ajo. Resultan igualmente aconsejables los caldos vegetales con abundante cebolla y apio.

Legumbres. Lentejas, garbanzos, judías, soja… simplemente hervidas con un poco de aceite de oliva, y preferiblemente acompañadas de verduras.

Pescado azul o blanco. Mejor si es fresco y se cocina al vapor o a la plancha, con muy poco aceite.

Carne magra. Esporádicamente, también se puede comer algo de pechuga de pavo o de pollo, aunque se puede sustituir perfectamente por legumbres, frutos secos o incluso de vez en cuando por un huevo duro. La dieta que refuerza el sistema inmunitario ha de tener una poca proteína y poco grasa de procedencia animal, por lo que las reacciones de este grupo de alimentos a.m. de ser siempre moderadas.

Como postre se recomienda comer fruta, o simplemente nada, ya que la fruta es aún mejor tomarla sola, separada de las grandes comidas. Sirve cualquier fruta del tiempo.