El brocol protector – un tesoro de nutrientes

Este pariente italiano de la col comparte con ella tantos beneficios para la salud que resulta difícil decidir por cuál empezar. Quizá uno de los más conocidos sea su efecto protector, si se consume con regularidad, frente a cánceres como el de mama, colon y pulmón. Parece que esta protección se debe a un antioxidante, el sulforanano, que también previene las úlceras de estómago. El brécol es, además, muy depurativo, pues ayuda al hígado en sus tareas de eliminación. Nutritivamente pocas verduras lo superan: una ración de 200 gramos (24 calorías) procura tres veces más vitamina C de la que se precisa al día, todo el ácido fólico, dos tercios del berecaroteno y la quinta parte de las vitaminas B1• B2, Y B6. Su riqueza en minerales como potasio, fósforo, magnesio, hierro y calcio le confiere, por otro lado, propiedades remineralízantes.
Para aprovechar mejor sus propiedades y potenciar su sabor lo idóneo es cocerlo al vapor.

El brocol protector - un tesoro de nutrientes