El frescor del coco

Esta exótica y aromática fruta es verde y casi gelatinosa cuando se recoge en los paises tropicales. Aquí nos llega ya seca, con solo una parte de su refrescante jugo y una pulpa más dura pero aun así deliciosa. Su fama de fruta calórica no es inmerecida: 100 gramos procuran 342 calorías. Esto se debe a su riqueza en grasa (34%), la mayoria saturadas, lo que no hace recomendable consumirlo en grandes cantidades, sobre todo si se tienen problemas de colesterol u obesidad. No obstante, si se como con moderación no solo alegra los sentidos sino que aporta abundante fibra (8%) y pequeñas cantidades de fósforo, magnesio y hierro. Cuando más jugo albergue más en su punto estará.

El frescor del coco