El poder depurativo del pepino

Su popularidad en toda la cuenta mediterránea permite encontrarlo en recetas veraniegas de diferentes países, desde cremas como el tzatziki griego o sapos como el gazpacho anduluz a ensaladas de lo más variado en las que el tomate, el ajo y los quesos frescos son compañeros habituales. Y no es extraño; el pepino está compuesto en un 95% por agua, por lo que resulta no solo liguero si no muy refrescante. Un pepino diano (250 gramos) aporta solo 30 calorias pero también el 18% del ácido fólico, el 13 de la vitamina C y el 10% del magnesio que se presisan al día. Es diurético y depurativo. Además, si se come con la piel, se aprovechan sus esteroles, que ayundan a reducir el colesterol.

El poder depurativo del pepino