En que se diferencian los mellizos de los gemelos

Las gestaciones múltiples más frecuentes – en torno al 70%- son las de gemelos dicigóticos, también llamados bivitelinos o mellizos. Cada feto procede de su propio óvulo fecundado por un espermatozoide; a veces los niños son concebidos en coitos independientes y hasta por diferentes padres. Pueden ser de distinto sexo y parecerse poco o nada porque, aunque se desarrollan al mismo tiempo y nacen a la vez, tienen un ADN totalmente diferente. Nunca comparten la placenta. El restante 30% de los embarazos gemelares es de hermanos monocigóticos o univitelinos, es decir, procedentes de un solo óvulo fecundado. En este caso sí poseen idéntico ADN, lo que explica su extraordinario parecido. El proceso comienza cuando el blastocisto o embrión temprano se divide en dos. Si ocurre después del quinto día, sólo habrá una placenta, como se explica en las imágenes. Aunque el riesgo de aborto siempre es mayor que cuando sólo se espera un bebé, las gestaciones de monocigóticos suelen presentar más complicaciones que las de mellizos.

En que se diferencian los mellizos de los gemelos