Funerarias en orbita

La privatización del espacio tomó una dirección sorprendente con el surgimiento de los “entierros espaciales”. Empresas como Celestis prometen enviar en un contenedor las cenizas de los seres queridos fallecidos para colocarlas en la órbita terrestre, o incluso llevarlas más allá. Los servicios varían de precio, de acuerdo con el tipo de órbita y la cantidad de cenizas que se desee colocar: desde 700 dólares por llevarla a nivel suborbital y traerla de regreso; desde 2,500 dólares por mantener las en órbita indefinida alrededor de nuestro planeta; desde 10,000 dólares por enviarla a la Luna (disponible a partir de 2012), y desde 12,500 dólares por transportarlas hasta un millón de kilómetros de la Tierra, a la llamada órbita de Lagrange (2012). La anécdota es que una parte de las cenizas del actor James Dooha, mejor conocido por su papel de Scotty en la serie de televisión Star Trek, junto con los de otras 208 personas, fueron lanzadas al espacio a bordo de un cohete Falcon 1, de la empresa Space X, en 2008; sin embargo, el aparato estalló a los dos minutos de iniciado el vuelo, mientras realizaba las separación de sus segunda etapa, ante la mirada atónica de los dolientes.

Funerarias en orbita