Gadgets antimalos

Científicos de todo el mundo trabajan para crear sistemas de seguridad en aeropuertos que parecen de ciencia ficción.

Calculadora de matar.
En realidad se trata de un algoritmo que ya ha sido utilizado en EEUU para determinar si presos pendientes de salir en libertad condicional volverán a delinquir. Se trata de un software desarrollado por Richard Berk, un profesor de la Universidad de Pensilvania que, dice, hallará quién es más probable que cometa un crimen.

Gadgets antimalos

Leer la mente del terrorista.
Un simple gorro de electrodos que mide el P300 una onda cerebral que se produce cuando hay una respuesta involuntaria a un estímulo en la zona temporopariental. Dependiendo de la fuerza de esta reacción, así es la intención de matar un sujeto. Esta es la base de la tecnología desarrollada por científicos de la Universidad de Northwestern, gracias a la que son capaces de saber cuándo y dónde ocurrirá un ataque terrorista.

Rayos X en 3D.
Otra de las últimas tecnologías aplicadas a la seguridad en aeropuertos es un sistema de visión de rayos X en 3D creado en la Universidad de Nottingham (Reino Unido). Además, permite interactuar con los elementos que se ven a través de la pantalla.

ESCANER SILENCIOSO

El sistema de detección WeCU “lee” los signos físicos de estrés de un potencial terrorista.

1. Esta tecnología toma como base para sus cálculos el ritmo cardiaco del sujeto, su temperatura corporal y su ritmo respiratorio.

2. El sistema somete al sujeto a un estímulo sutil, como pedirle que anote cuál es su nombre completo y responder: “escriba su nombre real”. ¿El objetivo? Poner nerviosos a quien tenga algo que esconder.

3. Otro sensor mide el movimiento ocular y toma nota de cualquier aceleración o parpadeo sospechoso.

4. Una cámara de infrarrojos mide la temperatura de los vasos sanguíneos y su influencia en la frecuencia cardiaca, y los compara con los datos tomados al principio en reposo.

5. El sistema avisa al personal de seguridad por medio de luces si será necesario o no intervenir. Verde significará que no hay peligro, rojo que el sujeto no ha superado la prueba y ámbar que los resultados de la prueba son ambiguos.