Jugosa y revitalizante sandia

El agua refrescante de la sandía no solo apaga la sed en verano, su temporada natural, sino que actúa como una auténtica y revitalizante bebida -isotónica- gracias a su riqueza en vitaminas y su variado aporte de minerales. Es tan abundante esta agua (más del 90% del peso de la pulpa) que apenas deja espacio a grasas ni proteinas: tan solo a unos cuantos azúcares (7.2%). a los que se debe su sabor ligeramente dulce Dos buenas tajadas (unos 300g) proporcionan solo 96 calorias; sin embargo, aportan casi la mitad de la vitamina C que se precisa al día y hasta la quinta parte de la B, y la B, las más dulces suenan a hueco, están firmes y pesan bastante. Combinan muy bien con el kiwi en las macedonias y cortadas a deditos. dan un agradable toque de frescor al gazpacho.

Jugosa y revitalizante sandia