La lactancia es mejor que el biberon

Las ventajas de la lactancia:

– Estimula la inmunidad: el niño recibe anticuerpos de la madre que le ayudan a combatir las infecciones.
– Se reduce el riesgo de que el bebé padezca estreñimiento y diarreas.
– El niño está mejor protegido contra la gastroenteritis, la diabetes infantil, las alergias y los eccemas.
– No es necesario esterilizar botellas; la leche materna está siempre a la temperatura idónea y contiene todos los nutrientes necesarios.
– Disminuyen las probabilidades de que la madre contraiga cáncer temprano de ovario o de pecho.
– La lactancia quema calorías y ayuda a la madre recuperar la figura previa al embarazo.

La lactancia es mejor que el biberon

Las ventajas del biberon:

– La madre puede dejar al niño con otras personas para que éstas lo alimenten mientras ella descansa.
– Se puede controlar fácilmente la cantidad de leche que toma el recién nacido.
– Más horas de sueño: el niño digiere con mayor dificultad la leche preparada, así que tiende a dormir más.
– Si una madre lactante no alimenta a su bebé cuando le toca, sus pechos pueden saturarse de leche y dolerle; a veces se irritan y derraman líquido. La madre podría, incluso, desarrollar una infección llamada mastitis, que suele ser muy dolorosa.