La perfeccion no existe

Solemos juzgar pronto cuando los demás son injustos con nosotros, pero ¿nos damos cuenta cuando somos injustos con nosotros mismos, exigiéndonos una perfección inalcanzable? A menudo tenemos a criticarnos con extrema dureza y llegamos a producir en nosotros mismos percepciones distorsionadas, provocando un malestar continuo y sin sentido.

la perfeccion no existe

“El perfeccionismo es una maldición. Amigo no temas equivocarte, los errores no son pecado. Son maneras de hacer algo de modo diferente”. Estas palabras de Fritz Perls, psicoanalista y creador de la terapia gestalt, hablan por sí solas. Si la culpa y el miedo a equivocarnos afectan gravemente a nuestra autoestima, al buen concepto de nosotros mismo, deberíamos poner remedio antes de que suceda. Amor Hernández, psicóloga clínica y terapeuta gestalt, apuesta por las siguientes herramientas: preocuparse del presente más que del pasado y el futuro; dejar de imaginar irrealidades y experimentar lo real; abandonar los pensamientos innecesarios; expresar antes que justificar o juzgar; responsabilizarnos de nuestras acciones y, finalmente, aceptarnos como somos. “Paradójicamente –explica Amor Hernández-, la evitación de parte de lo que consideramos erróneo, nos hace vivir equivocados. Y así, continuamos viviendo equivocados días tras días, lejos de la espontaneidad de nuestro organismo”.

Por. SONSOLES GONZALES