Las claves par evitar conflictos con la ex-pareja

Mantener durante algún tiempo cierta relación con la ex-pareja puede servir de apoyo mutuo o para aclarar mejor las cosas. También deberá procederse así cuando haya hijos. En esos contactos conviene evitar conflictos. Por tanto es preferible:

Las claves par evitar conflictos con la ex-pareja

No querer resarcirse o vengarse del dolor de la ruptura poniendo a los hijos en medio de cualquier negociación; régimen económico, visitas, pautas educativas…

Distinguir entre sentirse atacado y ser atacado. A menudo se pierde la objetividad y se reviven antiguas pautas de relación donde sí podían darse realmente esos ataques.

Escuchar serenamente lo que dice la ex-pareja, puesto que esa escucha no implica forzosamente una aceptación. Más tarde se podrá mostrar acuerdo o desacuerdo con plena tranquilidad y, sobre todo, dando prioridad a lo que objetivamente sea mejor para los niños.

No ir con ideas preconcebidas ni creyendo que es uno quien tiene la razón. Hay que tratar de ver lo que pueda haber de positivo o negativo en las propuestas del otro.

No responder de forma irónica o burlona para que el otro no se sienta agredido y opte por defenderse atacando. De ese modo se alimenta a un círculo vicioso como el que posiblemente condujo al divorcio.

Ante una discusión hay que procurar hablar de los sentimientos propios (en primera persona) y no juzgar al otro. Si el enojo perdura, se puede proponer otro encuentro que permita llegar a un acuerdo más ecuánime y sobre todo más beneficioso para los niños.

Cuando el acuerdo no es posible y las posturas está muy enfrentadas es recomendable acudir aun mediador familiar o a un terapeuta infantil (si se tiene hijos), que pueda servir de ayuda para llegar a tomar decisiones razonables para todas las partes.