Los ejercicios isométricos funcionan

Claro. Una rutina de ejercicios isométricos, añadida a tu entrenamiento, es una técnica sencilla para hacer crecer tus músculos. Este concepto incorpora pausas o la necesidad de sostener peso para que éstos no cambien de posición (por ejemplo, mantener los bíceps en contracción). Este proceso incrementa el tiempo que están bajo presión, lo cual fomenta su crecimiento. Prueba lo siguiente: después de tu última serie, sujeta una barra a mancuernas ligeras y haz un curl de bíceps, peo detente a mitad del movimiento (que tu antebrazo quede perpendicular a la parte superior del brazo). Si lo soportas menos de 40 segundos es muy pensado y más de 60, muy ligero.

Fuente: Men`s health