Nueces pacanas – amigas del corazón

Estas aromáticas nueces son originarias de Estados Unidos, donde siguen creciendo silvestres. Los indios americanos las llamaban pecan, que significa “fruto cuya cáscara debe partirse con una piedra”, lo que da una idea de la dureza de su cáscara, más lisa que la de la nuez común. De hecho, están emparentadas con esta y en virtudes nutritivas se asemejan mucho. Aunque las pacanas tienen menos proteínas que la nuez común (9% frente al 15%) y el doble de fibra (9,6 y 4,6, respectivamente), comparten su riqueza en grasas saludables y una óptima proporción de ácidos grasos omega-3 y omega-6. Esto las convierte en grandes aliadas del corazón y el cerebro. Un ración de 30 gramos cubre, además, el 10% de las necesidades diarias de la antioxidante vitamina E. Son muy apreciadas en repostería, pero también resultan exquisitas al natural.