Personalidad y esperanza de vida

La Personalidad y esperanza de vida. Un estudio realizado a lo largo de 50 años indica que las personas activas, emocionalmente serenas y con una vida organizada viven más. El doctor Antonio Terracciano, del Instituto Nacional del Envejecimiento, en Baltimore (Estados Unidos), evaluó los rasgos de personalidad de 2,359 personas sanas que en 1958 comenzaron a participar en el ensayo denominado “Estudio Longitudinal de Envejecimiento de Baltimore”. Los investigadores utilizaron esos datos, reunidos cuando los participantes tenían entre 17 y 98 años, para evaluar el vínculo entre ciertos rasgos de personalidad y la expectativa de vida de los 943 para participantes que murieron durante el medio siglo que duró el estudio.

Los resultados muestran que los hombres y las mujeres con un resultado por encima del promedio en las mediciones de actividad general, estabilidad emocional y organización vivían unos dos o tres años más que aquellos con una puntuación por trabajo del promedio. En las mujeres, una mayor seguridad en ellas mismas estaba también asociada con un menor riesgo de muerte. Entre los participantes que fallecieron por enfermedad cardiovascular era más frecuente la ansiedad, la depresión, la vulnerabilidad y las reacciones de enojo. Los resultados evidencian la gran influencia que tiene ciertos rasgos de la personalidad sobre la salud.

Personalidad y esperanza de vida