Principales propiedades del vino tinto

El vino ha formado parte de la cultura humana desde hace miles de años. No solo es un placer para el paladar, sino que también es una bebida con propiedades que benefician nuestra salud. Eso si, los expertos recomiendan no beber más de dos copas al día. Así, nos podemos beneficiar de él.

Principales propiedades del vino tinto

El vino tiene propiedades antibacterianas.
Eleva en sangre el colesterol bueno y hace disminuir al colesterol malo.
Reduce las plaquetas y la presión arterial, incrementa el fluido de sangre a las coronarias.
Mejora la circulación de la sangre en el cerebro.
Gracias a su riqueza en manganeso y vitamina B, el vino se considera un eficaz antialérgico, ya que combate la formación de histaminas, principales responsables de las reacciones alérgicas.
Aporta minerales y oligoelementos como estos:
Magnesio: ayuda a disminuir el estrés.
Zinc: mejora las defensas.
Litio: equilibra el sistema nervioso.
Calcio y potasio: garantizan un adecuado equilibrio iónico y eléctrico.
Hierro: útil en estados de anemia.
Combate la falta de apetito, ya que estimula los órganos olfativos y gustativos.
Los efectos beneficiosos del vino solo se producen cuando no se superan más de 30 gramos al día una o dos copas al día). Una cantidad superior afecta de forma negativa al organismo debido al alcohol que contiene.