Que es Enanismo

Un enano es una persona de baja estatura aproximadamente 1.25 m en la edad adulta. Más de 200 cuadros distintos pueden causar el enanismo. Un único tipo, llamado acondroplasia, causa casi el 70 por ciento de todos los tipos de enanismo. La acondroplasia es una enfermedad genética que afecta aproximadamente a 1 de cada 25,000 personas. Los brazos y las piernas se ven cortas en comparación con la cabeza y el tronco. Otros cuadros genéticos, enfermedades renales y problemas metabólicos u hormonales también pueden causar baja estatura.
En la actualidad la acondroplasia constituye la forma más común de enanismo, y aproximadamente entre el80% y 90% de los niños que la padecen provienen de familias con estatura normal. Al respecto, los genetistas explican que por muchas razones desconocidas se produce una alteración o mutación en el gen encargado de controlar el adecuado desarrollo de los huesos, pero cuando existen antecedentes familiares del padecimiento se tienen las siguientes posibilidades de concebir un hijo con enanismo:

enanismo

Si uno de los padres padece la alteración,es posible que el bebé salga afectado en un 50%. Y en caso que los dos padres sufran la alteración la probabilidad es de un 75%.

Es importante considerar que gracias al descubrimiento de la alteración genética causante del enanismo actualmente es posible practicar pruebas para diagnosticar el problema antes del nacimiento, entre las que se encuentran amniocentesis (análisis de una muestra de líquido amniótico que se realiza entre las semanas 15 y 18 de embarazo) o cordocentesis (estudio de la sangre del cordón umbilical que se efectúa entre las semanas 10 y 12 de la gestación).

Dichos estudios normalmente se recomiendan cuando se tienen antecedentes familiares de la alteración, si uno o ambos padres la presentan, cuando la mujer encinta es mayor de 35 años, si el progenitor tiene más de 40 años o cuando ya se ha tenido un vástago con acondroplasia.

Es necesario que un médico con experiencia en casos de acondroplasia examine detenidamente a los niños que sufran esta condición para determinar si existen anomalías en el esqueleto, especialmente aquellas que puedan comprimir la médula espinal y causar problemas respiratorios.

Asimismo, es indispensable que el equipo médico (conformado por pediatras y ortopedistas) recomienden una terapia física que permita el fortalecimiento de músculos del abdomen para evitar o mejorar deformidades en espalda; cuando se desarrolla joroba puede corregirse mediante el uso de un aparato especial que se coloca en el dorso durante los dos primeros años de vida. Si no se resuelve el problema, se procede a intervención quirúrgica.