Que son las neuronas espejo

Neuronas espejo

El cerebro –y no el corazón- es el órgano responsable de tu vida amorosa. Dentro de éste hay unas células pequeñas que pueden conectar los mundos internos de dos individuos; las neuronas espejo. Dado que se encuentran asociadas a las funciones de memoria, sentimientos, empatía, comunicación no verbal, intención, sensación y percepción, su activación dispara conexiones y asociaciones que pueden provocar el surgimiento, evolución, muerte y retorno del amor entre dos personas. Aquí te explicamos cómo funcionan.

Se localizan en el lóbulo frontal, en la corteza promotora del cerebro.
Crean lazos de empatía, sintonía emocional y reciprocidad. Enlazan inconscientemente a un par de enamorados.
El tipo de sintonía que crea es el más satisfactorio que conoce el hombre, por eso desea que sea eterno.
Refleja o crea una imagen de espejo de la conducta, emociones y sensaciones de alguien. Por eso una persona puede relacionarse con esa imagen como si fuera propia.
Funcionan de dos maneras simultáneas. Se activan por la conducta de otra persona y permiten la imitación de una acción ajena: llevan a un observador a repetir las acciones ejecutadas por un observado.
Asimismo, disparan eventos internos (recuerdos o traumas pasados) y comunicación no verbal.
Cuando se establece una relación intima, cada miembro refleja acciones y sentimientos de atracción, romance, amor y lealtad. Eso lleva a que las neuronas espejo liberen químicos cerebrales que inducen el amor.
Cuando la relación cambia puede deberse a que el núcleo de las memorias felices – que activa a las neuronas no logra mantenerse vivo.
Su cualidad más notable tiene un inconveniente: el daño y el dolor disparan su funcionamiento tal y como lo hacen las sensaciones positivas. Por eso pueden recordar dolores viejos, iluminar asociaciones tristes y conectar emocionalmente con escenarios difíciles e infelices.
Cuando los químicos cerebrales que inducen el amor dejan de fluir y el romance esta en las rocas, se siente que la relación y el amor ha terminado.
No pueden curarlo todo. Sin determinación y persistencia en ambos, no crean nuevas condiciones de amor que sean propicias para devolver la intimidad.

FUENTE. Revista Conozcamas