Quesos singulares para paladares exigentes

Por su presentación, su exquisito sabor, sus cualidades nutritivas, su origen o su capacidad para proporcionar dulces sueños… Seis quesos para una tabla a la altura de los paladares más exigentes:

*Téte de Moine: su nombre (cabeza de monje) remite a sus primeros productores, los monjes de hace ocho siglos de la abadía de Bellelay, en Suiza. Hoy solo lo fabrican ocho queserías del país. Se elabora con leche de vaca pero, debido a su peculiar proceso de fabricación, no contiene lactosa ni gluten. Su sabor es suave y aromático, con reminiscencias florales.

Quesos singulares para paladares exigentes

*Torta de la Serena: con leche de oveja merina y sal se elabora este queso, una Denominación de Origen Protegida “que solo alcanzan –explican desde la Sociedad Comarcal Agrícola Ganadera- los quesos que presentan una pasta blanda, ligeramente amarga, fluida, untuosa, de sabor intenso y persistente al paladar”.

*Idiazábal: patrimonio gastronómico europeo, este queso se elabora en el País Vasco y Navarra con leche de oveja de las razas latxa carranzana. Tiene un toque entre picante y salado. Destaca su elevado contenido en calcio –cien gramos aportan el 150 por ciento de las necesidades diarias- y su papel en la prevención de caries, ya que impiden el crecimiento de algunos de los microorganismos que las provocan.

*Feta: queso griego de elaboración tradicional que aúna sabor y salud. Compuesto por leche de oveja, cabra y vaca, destaca por su bajo contenido en grasa y un sabor único, salado y algo ácido. Su elaboración natural y artesanal le vale el reconocimiento de Denominación de Origen Protegida.

*Red Leicester: las vacas de Leicestershire, región del este de Gran Bretaña, producen la leche con la que se elabora este queso, de apariencia similar al Cheddar por su color naranja, tonalidad que resulta de añadir innato –colorante de origen vegetal- en su elaboración. Su sabor suave le convierte en excelente compañero de la fruta y la cerveza, y su textura firme permite servirlo rallado.

*Queso de yak: el yak es un bóvido parecido al búfalo de las montañas del Himalaya, Cachemira, Tíbet, Mongolia y Bután. Con su leche, color rosa, se fabrica el queso más exótico y sano saludable por su alto contenido en ácido linoleico, un ácido graso con muchos beneficios para el organismo.