Quien fue la China Poblana

La crónica Prodigios de la omnipotencia y milagros de la gracia en la vida de la venerable sierva de Dios, Catharina de San Joan (1689) del sacerdote jesuita Alonso Ramos, relata que fue una mujer originaria de la India de nombre Myrra. Raptada por piratas, escapó y busco refugio en una misión jesuita en Filipinas, donde se convirtió al catolicismo y recibió el nombre de Catalina de San Juan.

Quien fue la China Poblana

Fue traída a México y vendida como esclava en la ciudad de Puebla a un ciudadano portugués de nombre Miguel de Sousa. Su peculiar manera de vestir, una amalgama con telas de colores propios de su tierra natal con bordados elaborados y manto, llamó la atención de la gente. Muy pronto fue conocida como la “china poblana”; no se sabe con certeza si el primer gentilicio correspondía a su aspecto físico o al término que se empleaba en aquella época para referirse a las mujeres solteras que vivían de forma independiente. Quedó en libertad después de la muerte de Sousa, y fue acogida por el clérigo Pedro Suárez. Ya en la edad madura dijo tener visiones místicas con ángeles, Jesucristo y la virgen María. Murió a los ochenta años el 5 de enero de 1688 y está enterrada en el Templo de la Compañía de Jesús de la ciudad de Puebla.