Sindromes viajeros

by eleazar on 27/08/2010

India no es el único destino que puede provocar en el viajero sentimientos, síntomas y sensaciones inesperadas, muy contrarias a las imaginadas por el que se atreve con el viaje. Esto sucede con varios destinos en todo el mundo:
*Síndrome de Stendahl: se sufre en Florencia por exceso de belleza. Se denomina así porque fue este escritor el primero en citarlo tras su visita a la Basílica de la Santa Cruz en Florencia. “Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mi, andaba con miedo a caerme”, escribió el autor francés en su libro Un viaje a Milán. Pero no recibió el nombre de síndrome hasta 1979, cuando la psiquiatra Graziella Magherini observó y describió más de cien casos similares entre turistas que habían estado en la bella ciudad italiana.

Sindromes viajeros

Síndrome de Jerusalén: fenómeno que ocurre en esta ciudad cuando visitantes sin ningún antecedente psiquiátrico y que llegan por primera vez a allí trasforman su personalidad en otra que suele ser bíblica. En definitiva, es un exceso de espiritualidad.
Síndrome de Paris. “Cada cultura designa a sus ciudadanos un destino donde pueden perder pie”, sostiene el psicólogo francés Regis Airault. Para los japoneses es París. Al cabo de unas semanas en la capital presentan tendencias depresivas. “Piensan que van a encontrar en Francia un ideal de finamiento e imaginan Paris como un paraíso civilizado. Pero los códigos de comunicación franceses son muy diferentes de los nipones”, explica el doctor Ota, psiquiatra del Hospital Santa Ana de París

Previous post:

Next post: