Terapias para elevar el tono vital

Ante la desgana es posible hundirse en ella o hacer algo para dejarla atrás. Las terapias naturales tienen entre sus objetivos poner a tono el organismo. No hace falta sentirse enfermo –o esperar a estarlo- para probarlas.

Terapias para elevar el tono vital

A algunas personas el otoño les provoca una especie de apatía. En ocasiones les cuesta reunir la energía que en verano les sobraba. Determinadas terapias pueden resultarles de ayuda para alcanzar un tono vital óptimo y enfrentar el resto de la estación con fuerzas mayores y renovadas.

El masaje, produce sobre el cuerpo unos efectos similares al ejercicio físico y además favorece la relajación física y mental. El tiempo dedicado al masaje es también un momento dedicado a uno mismo a recuperar contacto con el cuerpo. Los masajes de tipo energético, como el shiatsu, son especialmente recomendables.

La acupuntura se ha demostrado eficaz en el tratamiento de la fatiga crónica o la simple falta de energía cotidiana. Los mejores resultados se obtienen combinándolos con los tratamientos dietéticos y fitoterapéutico de la medicina tradicional china.

El yoga, la milenaria disciplina psicofísica de la India, incrementa el nivel de energía disponible a través de los ejercicios respiratorios, un trabajo muscular suave y la concentración. Además, muchos practicantes aseguran que les despeja la somnolencia.

La hidroterapia, mediante baños fríos que disminuyen temporalmente la temperatura corporal, actúa como un revulsivo que incrementa la energía corporal. Los baños progresivos, empezando por los pies y acabando por las inmersiones son muy eficaces.

El ayurveda, la medicina tradicional de la India, ayuda –como la medicina tradicional china o la homeopatía- a encontrar el equilibrio personal a través de un tratamiento individualizado y mediante técnicas que resultan agradables y reconfortantes. Una cura típica consta de dieta depurativa, prescripción de plantas medicinales, masajes con aceite específicos y meditaciones.