Tierra de gigantes

Nadie sabe en realidad cómo era el aspecto de la Tierra hace 15,000 años, justo al final de la Era de Hielo. La paleontología indica que la región de Norteamérica era un paraíso de animales de grandes proporciones -mamuts, mastodontes y castores gigantes- que súbitamente dejaron de existir. Esta zona igualó o sobrepasó en cantidad y diversidad a excrementos fosilizados de aquella megafauna.

Tierra de gigantes

Consideraron que el aspecto general de la zona estaba formado básicamente por grandes arbustos que cubrían enormes extensiones de tierra, mismos que fueron podados con rapidez por los herbívoros. Todo cambió al aumentar la población animal, creando un ecosistema nuevo. La acumulación de desechos de madera dio origen a incendios forestales de enormes proporciones, lo que contribuyó a la transformación del ambiente. Conforme los herbívoros desaparecieron, fueron creciendo y distribuyéndose por el paisaje otro tipo de árboles como acacias, olmo y coníferas. El modelo, sin embargo, no explica las causas exactas de la extinción gradual de mamíferos característicos de la época, como los mastodontes y otros 34 géneros, ocurrida hace entre 14,800 y 13,700 años.

Fuente: Universidad de Wisconsin-Madison