Tormenta solar

En abril de 2010 los especialistas de la NASA advirtieron que la mayor tormenta solar en cincuenta años está por venir, y será entre 30 y 50% más poderosa que su precedente, ocurrida en 1958. De acuerdo con los estudios del astrónomo Sten Odenwald, los daños que estas tormentas provocan a los satélites comerciales pueden ocasionar la interrupción del suministro de energía eléctrica y agua, desperfectos en los ductos conductores de gas y petróleo y problemas en los servicios de telecomunicación, como las redes de computadoras, la telefonía celular y las transmisiones de radio y televisión.

Tormenta solar