Una mañana en Paris Blute-fin Mill

Luego de permanecer 35 años en un almacén, se confirmó la autenticidad de una pintura atribuida a Vincent van Gogh. La obra Le Blute-fin Mill (óleo sobre tela, 55.2 x 38 cm) fue realizada en 1886 por el artista holandés durante su estancia en la ciudad de París, Francia. La adquirió Dirk Hannema, fundador del Museo de Fundatie en la ciudad de Zwolle, Holanda, durante la década de 1970, pero al no estar seguro de su procedencia la dejó en el olvido. Hasta el año pasado el nuevo director del museo pidió su autentificación a especialistas del Museo Van Gogh en Amsterdam, quienes ya certificaron su origen. Aunque la escena descrita no es común en la obra del célebre artista -representa a un grupo de ciudadanos caminando por el distrito Montmartre-, la presencia del molino de viento, el sello de una galería en el lienzo y, por supuesto, la geometría de los trazos, fueron claves para resolver el misterio.

Una mañana en Paris  Blute-fin Mill