Vias de contagio y las pruebas para detectar el papiloma

Aunque se considera que el papiloma es una enfermedad de transmisión sexual (una ETS), lo cierto es que no solo se contagia con el coito.

Vias de contagio y las pruebas para detectar el papiloma
Contacto de piel a piel
Tanto las verrugas genitales como otros tipos de virus pueden trasmitir con simples caricias y roces no sexuales. En el caso de las verrugas, son mas contagiosas cuando aun no puedes verlas que cuando ya han dado la cara (¡ojo! no debes confundir con brotes de herpes genital. Las verrugas del papiloma suelen ser blancas o rosas, duras, secas y de tamaño variable. No duelen ni pican y pueden aparecer aisladas o en ramos y también pueden salir en las manos, pies, boca, garganta y parpados).

Los virus más peligrosos
Se transmiten normalmente en juegos sexuales, aunque no solo a través del coito, porque pueden estar en cualquier parte externa o interna de los genitales masculinos (o femeninos).

Las revisiones ginecológicas habituales no detectan este virus. Por eso, ante la mínima sospecha, debes pedirle a tu ginecólogo que, además del Pap, te realice una prueba específica para el VHP.

Lo que el Pap sí detecta
Son los cambios en las células el cuello uterino. Si existen, el ginecólogo suele realizar otra prueba (la colposcopia) para examinar con más detalle las células afectadas. Si comprueba que los cambios celulares son problemáticos, solicita una biopsia.

No te asustes en exceso: No todos los casos de cambios celulares son precancerosos. Cuando es así, el especialista realiza una intervención con láser, bisturí, corrientes eléctricas o técnicas de criogénesis para eliminar estas células y evitar el cáncer.